viernes, 9 de marzo de 2007

Maños en "calçots"

Aunque no tengo fotos del momento en el que comí por primera vez calçots -y sin babero, lo que es meritorio...- no me resisto a hablaros de estos vegetales tan afamados en Cataluña y que con salsa romesco, están aún más sabrosos. Los calçots son una espacie de cebolleta tierna con cierto parecido a los puerros. Para elaborarlos se necesitan: los calçots, una parrilla con brasa de leña para asarlos (esto es lo ideal) y la salsa romesco.
Están en su punto cuando por la capa exterior ya chamuscada comience a echar una espuma blanca. Tras sacarlos del fuego, se envuelven para que conserven el calor en papel de periódico.
La salsa romesco puedes comprarla en el super. Ingredientes: 6 tomates maduros 1 cabeza de ajo 12 almendras crudas 12 avellanas 1 rebanada de pan tostado 1 ñora, vinagre, sal y aceite. (yo la iré a comprar) Y a comer: los calçots hay que pelarlos quitándoles las capas exteriores quemadas para que nos quede la parte interior blanca con los extremos verdes del tallo. Se cogen con los dedos, se mojan en la salsa y mirando al cielo, se comen... Por eso es recomendable el babero... http://es.wikipedia.org/wiki/Calçot Y os he buscado unas fotos de calçoteros y calçoteras del mundo, por si no os imáginais del todo como va esto. ¡Salud!

1 comentario:

Hache dijo...

y ayer encontramos una buen fajo de calçots en el super... y nos disponemos a hacerlos al horno. Seguiremos informando.