domingo, 29 de abril de 2007

Paseante dominical

No crea el lector/a que Hache es una de esas personas que gusta de madrugar en día festivo para desplegar sus afanes y hobbies dormidos durante los días laborables... No crea que este domingo iba a ser distinto, si no fuera porque los que comparten cama y colchón y han de madrugar no velan por el sueño de los inocentes, y cuales elefantes en cacharrería, surten más efecto que los 2 despertadores que de -lu a vie- logran a duras penas lo imposible... colocar a Hache en la vertical y convencerla de que si sigue durmiendo se arrepentiría tarde o temprano...
Así que despierta dos horas antes de lo habitual y sin dolor de cabeza ni otra compañía que la de un gato hambriento, me dispuse a leer la prensa INCLUSO ANTES DE TOMAR EL CAFÉ... será por ello que mi análisis dejará mucho que desear.
Tenga pues paciencia el "leyente". Sólo quería que supiera que he leído con avidez todo lo relacionado con "Slava" Rostropovich y hasta lo he redactado con la idea de invitarle a conocer más al artista y al hombre, que justo en estos momentos está siendo enterrado en Rusia (en el cementerio Novodevichi, en el sudoeste de Moscú, cerca de Boris Yeltsin, -que falleció el lunes y fue enterrado el miércoles-. Sus restos descansarán junto a los compositores Shoshtakovich y Prokofiev, a los cuales conoció personalmente, a los escritores Anton Chejov, Nikolai Gogol y Mijail Bulgakov, y del cantante de ópera Fedor Shaliapin...)
Entonces pensé hacer un paralelismo con el otro ruso que esta semana también nos decía adios, Boris Yeltsin. Curioso. De Yeltsin solo recuerdo los chascarrillos de su afición al vodka y los efectos secundarios pero siempre he mantenido una extraña simpatía por Gorbachov. Dicho esto y pensando a la vez (y sin café), he leído la trayectoria vital de Yeltsin y hasta la he redactado para su ¿deleite? pero entonces me he preguntado ¿y si le da igual? ¡que es lo más seguro! Así he seguido "navegando" hasta encontrar otros temas de interés que igual conocéis igual no y que en coherencia con mi inconexa actividad cerebral, no tienen nada que ver con lo anterior.
Ahí van. Por ejemplo, sabías que...
La Academia de Cine Español no puede utilizar el nombre de Goya para sus premios anuales porque la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Zaragoza reclamó que les pertenecía por derecho el nombre de “Premios Goya” para sus galardones. Según ellos, crearon estos premios dos años antes de la creación de la propia Academia de Cine. Cuatro años después de la demanda por uso indebido del nombre de “Premios Goya”, el Tribunal Supremo ha dictado a favor de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Zaragoza. Esto me plantea las siguientes reflexiones...
  1. Los ac/tores/trices que tienen un Goya se asimilan a los que no lo tienen. Yo misma puedo decir que no tengo un Goya y seré igual que Almodovar, Penélope... ¿será una venganza de Almodovar o de Alatriste o de...GOYA?
  2. Los fotógrafos maños (erre que erre) han logrado su objetivo (otro): la palabra vale más que mil imagenes ¿o era al revés?
  3. Y los cabezones Goya (me refiero a las esculturas) de los que lo consiguieron ¿son retornables?
  4. NOMBRES PROPUESTOS PARA EL SUSTITUTO AL PREMIO CITADO: Como buena aragonesa, yo opto por Buñuel. ¿Votos a favor?
Y después de tan hondas reflexiones y mientra la lluvia seguía visitando mis ventanas decidí tomar ese café.
Este es nuestro primer paseo juntos. ¿Quedamos el domingo que viene?

1 comentario:

UN SEÑOR DE TRAJE GRIS dijo...

Feliz domingo, Hache!
Me ha gustado pasear bajo la lluvia y he decidido que los domingos no me subiré a la lata.
¿Qué pensará Goya de todo este jaleo en que le han metido? Me gusta el Premio Buñuel pero, ¿habrá que hacer un change de estatuillas con los galardonados hasta ahora? ¿Y el escultor que las hacía? ¿Qué opinará de todo esto? ¿Le encargarán a él también las nuevas? Ante tanta duda, prefiero escuchar a Rostropovich.