miércoles, 30 de mayo de 2007

Mensaje en una botella

Como nuevo. Así suena "Message in a Bottle" en la recién inaugurada gira mundial de "The Police". Decía Sting hoy -en mi tele- que creía que era tiempo de regresar con la banda. Y yo le he recordado que nunca se fueron.

No sé vosotros, pero yo creo que siempre esperamos recibir un mensaje, ya sea en botella, por teléfono o aún mejor, por carta. En mi caso, es inevitable sentirme Robinson Crusoe en muchos momentos de la vida y lanzar recipientes al océano de los recuerdos o las emociones con la esperanza de que alguien los recoja. Debe haber fuerte oleaje estos días, quizá por la luna llena que se asoma, porque en pocas horas de diferencia he recibido dos importantes botellitas. Una, enviada por alguien que siempre me acompaña -aunque no lo sepa- y tengo grabado a fuego muy adentro. A veces le envío mensajes telepáticos y otros no tanto y él (sí, es él) los capta y los descodifica... Ayer mandó una botella enorme y me hizo muy feliz (la guardaré por los siglos de los siglos...) Hoy, un grumete me ha animado a ser yo quien lanzase la botella a Rafael (quito el don) que sin duda es el capitán de un gran navío. A "Rafa" le agradezco todo lo que me enseñó y siguiendo la estela de "Mi querido maestro" (al que dediqué uno de los primeros artículos en este blog) me gustaría que supiera cuánto le aprecio (pero aún no se lo había dicho) Ellos son mis primeras botellas recibidas y enviadas. Encuentros y Reencuentros que mueven las brújulas de mi navegación. Es lo que tiene hablar, sin mover los labios...
Seguiré mirando hacia el mar y buscando tu mensaje.

No hay comentarios: