domingo, 20 de mayo de 2007

paseante dominical (por el lado oscuro)

Anton Corbijn se estrena como director con el filme "Control", un biopic sobre el malogrado líder de Joy Division, Ian Curtis. La cinta ha sorprendido favorablemente a crítica y público en el festival de Cannes.

Curtis aparecía ahorcado en la cocina de su casa de Manchester un 18 de mayo de 1980. Tenía 23 años y un alma atormentada que nos dejó una de las mejores canciones (al menos para mi gusto) "Love will tear us apart".

Tras su desaparición, el resto de componentes del grupo se reunió como "New Order", banda que como muchas otras, sigue en activo.

Las oscuras letras de Curtis y el especial sonido y voz del cantante tenían como fruto unas canciones que se sumergían en el pesimismo y el existencialismo, combinando los sonidos más clásicos de Bowie o la Velvet con los punk que eclosionaron a finales de los 70.

El grupo dejó alrededor de 50 canciones grabadas y publicó tan sólo dos discos de estudio. El primero de ellos se tituló 'Unknown Pleasures' y se editó en 1979 en el sello Factory Records, propiedad del periodista Tony Wilson. El siguiente, 'Closer', salió tras la muerte de Curtis y está considerado como una de las joyas de la historia del rock.

Curtis, que sufría epilepsia, patentó un personalísimo estilo de baile con movimientos espasmódicos que estaban 'inspirados' en sus ataques reales. En alguna ocasión los miembros del grupo no estaban realmente seguros si Curtis estaba bailando o sufriendo un ataque, ya que las luces de los escenarios agravaban su enfermedad.

El legado de Joy Division no sólo se dejó notar en grupos cercanos al tiempo, como The Cure, sino que actualmente sigue de plena vigencia. Las canciones de bandas como Interpol o LCD Systems recogen en cierto modo el sonido hipnótico del grupo de Manchester.

Con Joy Division (foto superior) e Ian Curtis empezaba a hacer sus primeros trabajos un jovencísimo fotógrafo holandés recien llegado a Londres. Pronto, Anton Corbijn comenzó a destacar del resto. Su estilo frecuentemente en blanco y negro muestra a la gente calmada, con emociones muy naturales, algo realmente chocante a la hora de fotografiar a ídolos del rockandroll.

Hace tiempo que admiro a Corbijn porque sin lugar a dudas, ha hecho las mejores fotografías y videoclips de mi grupo favorito y debilidad, Depeche Mode. Además de U2, Rem, Nirvana, The Smashing Pumpkins, The Rolling Stones o PJ Harvey ... Parece que no hay estrella del rock que no haya pasado por su objetivo, o quizá su objetivo convierta en mitos a las estrellas de la música. Sea como fuere, me encantaría dar un largo paseo con Anton. Seguro que alguien que es capaz de entrar y salir del lado oscuro tiene mucho que enseñarnos.

No hay comentarios: