martes, 5 de junio de 2007

PESADILLA

Con nocturnidad y alevosía, mientras dormimos, ellos asaltan
nuestros sueños. Al despertar pensamos que es una pesadilla
pero ahí están, con las caras tapadas y llenos de símbolos y rencor hacia
quienes no conocen,
monstruosos.
¡Qué cobardes, qué asesinos y qué torpes!
Dedicar su vida a acabar con las vidas de otros pero siendo sólo
ellos los que llevan la pistola.
Solo deseo que el insomnio les pudra por dentro y por fuera, que
los muertos que han sembrado a su paso velen sus vigilias y
se retuerzan de dolor, de los cientos de dolores de las
personas a quienes han dañado.