miércoles, 3 de octubre de 2007

Paseante dominical (en el hospital)

24 horas en un hospital, de la seguridad social, y tal y tal te llevan a desvaríos como este. Yo llevo 8 días yendo y viniendo y de esta experiencia imborrable ha nacido...
KIT DEL CUIDADOR

Si tu familiar va a pasar unos días hospitalizado, no olvides estos elementos básicos de supervivencia:

Juego variado de monedas de euro: indispensable para pagar todo el café que necesitarás porque, amigos, no vais a pegar ni ojo.

También es interesante la máquina del agua. Normalmente solo hay una marca así que si sois sibaritas, mejor llevad vuestras H20 portátiles y algún que otro tentempie casero. Ojo, porque las máquinas no siempre dan cambio y se estropean con facilidad...

Capas cebolla (varios jersey de todas las estaciones) porque tan pronto hará un calor horrible, como un frío que pela y MUY RECOMENDABLE una almohada para el cuello porque en esos sillones, acabarás con tortículis, contracturas y un humor de perros.

Móvil y cargador. El móvil será tu única vía de escape hacia el mundo exterior. Te recomendamos no dar a ningún amigo o familiar el teléfono de la habitación. Suenan a cualquier hora y hacen un ruido atroz.

Para las noches de guardia te recomiendo vivamente una pequeña radio que te ayudará a pasar el rato y sobrellevar el concierto de ronquidos, ruido de camillas al pasar y continuas entradas de enfermeras para tratar a tu paciente o el paciente anexo (si es que no hay 3 camas en la habitación)
Prensa. Te pondrás al día de la actualidad nacional e internacional. Baja pronto a por el periódico porque suelen agotarse, sobre todo los fines de semana y cuando hay regalos adjuntos. Mejor diarios que novelas porque la lectura suele ser interrumpida y luego cuesta coger el hilo. OJO, también advertimos no comentar las noticias con los familiares del otro paciente, la Ley de Murphy se cumple y suelen ser del partido contrario de lo que sea (política, fútbol, formula 1, reyes y princesas,...)
Gafas de sol. Al salir parecerás un preso fugado. Mejor que piensen que vienes de marcha loca, por tus gafas negras que te cubre media cara. Es más tópico pero resulta.
Caramelos de menta o algo más fuerte. Tendrás que contar el estado de salud de tu familiar tantas veces al día que necesitarás cuidarte bien la garganta. Frases, como evoluciona bien, nos ha prohíbido las visitas o gracias, pero no es necesario, serán muy utiles. Por supuesto, no dejes de lado tu dentífrico, colonia y toallitas húmedas multiusos. ¡Serás la reina de la planta!
No hables de tu trabajo, porque seguro que alguien conoce a alguien de tu trabajo o ha salido escamado o es familia de un directivo o... vamos, limítate al estado del tiempo, que da de sí y mucho.
Y mima mucho a tu paciente, que estar en el hospital es un rollo y aburrido y deprimente. Háblale, dale muchos besicos, trátale con ternura y ten paciencia. Seguiremos informando (esperamos que pronto desde casa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que dentro de nada estáis los tres de vuelta a casa.
Ánimo, guapa, tú puedes con eso y mucho más...
Muac! Hasta mañana, chiqui!!!

Belbel dijo...

Con una enfermera tan estupenda como tu, seguro que se pone buena muy pronto. Besos a las dos!.
PD.: Interesante Kit, también para la vida diaria.