jueves, 8 de noviembre de 2007

¡Animales!

  • Si llevas una vida de perros, la cosa está chunga.
  • Si eres un poco gato, te tachan de anárquico, hedonista y egocéntrico.
  • Si te comparan con un cordero degollao (¿ternero o cordero?), estarás enamorado hasta las cachas (pero imaginaos la cara de un cordero degollao, ¿a quién se le ocurriría la analogía?
  • Si te llaman cordera es que estás guapetona (para los de más de 50) y si en cambio te llaman como a la madre del ternero... pues, mira, que la gente tiene muy mala leche. Eh! pero si a un tío le dicen que está como un toro (¿a que nadie piensa en los cuernos?)
  • Y en el tintero me dejo unos cuantos como la diferencia entre ser un zorro o una zorra. Ser una coneja, un camello, atropellar en el paso de cebra...o ser una largarta.
  • Vamos, que ya era hora de hablar de los animalicos y darles un mimo. Y así nace el poemario "Vida de perros"con la colaboración de más de un centenar de poetas: Antonio Gala, Carlos Bousoño, Francisco Brines, Luis Alberto de Cuenca, Luis Antonio de Villena, Juan Luis Panero, Leopoldo María Panero, Antonio Colinas, Félix de Azúa, Ángela Vallvey...), algunos de los más destacados escritores aragoneses (como Manuel Vilas, Ángel Petisme, Ángel Guinda, José Verón, Ana María Navales, Nacho Escuín, José Luis Gracia Mosteo...) e incluso el Premio Nobel José Saramago.
  • Vida de perros ha sido publicado por la nueva Editorial Buscarini, que se presenta en el mercado literario con este título. Además, los beneficios obtenidos de la venta del libro, que ya se puede adquirir en librerías al precio de 12 euros, serán destinados a la Asociación Protectora de Animales.
  • «Desde la Odisea de Homero hasta la poesía actual, el perro ha sido siempre un destacado elemento en la literatura», informa Diego Marín A., «Incluso podemos hablar de perros con pedigree literario, como Remo, de Ortega y Gasset, al que Unamuno le dedicó un poema; Sirio, de Vicente Aleixandre, al que, además de su dueño, le dedicaron versos Claudio Rodríguez y Carlos Bousoño; o Atila, del riojano Antonio Cillero Ulecia, al que incluso Ramón de Garciasol le dedicó un libro. Curiosamente, todos eran pastores alemanes.», añade. «Aunque tampoco hay que olvidarse de Niebla, el perro que Neruda regaló a Alberti, Troylo, de Antonio Gala, o Flush, el perro de la escritora inglesa Elizabeth Barret y que Virginia Wolf convirtió en protagonista de una de sus novelas», explica el editor.
  • El libro se presenta en Zaragoza, hoy jueves a las 20.30 h. en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, dentro del ciclo 'Este jueves, poesía'

1 comentario:

ANGEL dijo...

Te has dejado las víboras ¡con lo que abundan!