jueves, 31 de enero de 2008

Huelga de guionistas: finales para un cuento de amor

La otra noche presencié como una parejita se despedía en el portal, (en un portal) Eran adolescentes pero, contrariamente a lo que podríais pensar, no se estaban dando el lote como si el fin de mundo llegase mañana, ni siquiera estaban pegados sus labios con loctite. No. Había timidez. Quiero y no puedo. Miradas hacia el suelo. Vamos, que la chica cerró la puerta del bloque y el chico aún se quedo un rato mirando como su gracil princesa se perdía de vista ante sus ojos.
Intentando echar un cable a estos tortolos, os propongo varios finales de su historia nocturna y se aceptan todo tipo de sugerencias. Pistas: él lleva una maletín de tela que debe pesar un quintal. Ella camina a su lado con las manos en los bolsillos. Acaban de dejar a una amiga en otro portal al principio de la calle. Es tarde y hace frío...
Finales de la chica... ACCIÓN!
"Al dejar a nuestra amiga seguimos nuestro camino, entonces le dije que cogiese su maletín con las dos manos y antes de que se diera cuenta le besé de puntillas durante 17 minutos seguidos tras lo que ambos caímos muertos por asfixia..."
O... "tras despedir a nuestra amiga comenzamos a caminar. Yo me paré y me hice la mudita. Al preguntarme que me pasaba, le llamé con el dedo índice y cuando se acercó... le besé durante 17 minutos, con el mismo resultado que en el caso anterior pero con aplastamiento de extremidades mutuo, incluido, por el peso de su maletín al caer"
Sí, es una licencia narrativa pero que mejor final para el amor que una muerte dulce y conjunta... je, je.. se aceptan más finales, y si no, esta sección se despide hasta la semana que viene

4 comentarios:

hp dijo...

¿E cual fue o final
do historia tan colosal?

ald dijo...

La protagonista se alejó conduciendo en la oscuridad, la luna menguante iluminaba su ruina, mientras despertaba de un dulce sueño de 17 minutos.

Doctor Zyos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Doctor Zyos dijo...

Tras dejar a su amiga, los dos jóvenes caminaban lentamente hablando de temas sin sentido, del clima, de los estudios, y cada nuevo intento de conversación se esfumaba con frases como:" sí que clima terrible" o "esa clase aburre mucho ¿no?" los silencios se hacían eternos, el disumulaba haciendo esfuerzo al cambiar el maletín de una mano a otra, hasta que ella le dijo:"¿te ayudo?" él dejó el maletín en el piso y asintió, ella se agachó a recojerlo, mientras el lanzó rapido su mano, la puso sobre la de la joven, la apreto con fuerza, ambos sabían que la mano del otro sudaba a mares, ella no recojió el maletín subió la mirada y la clavó en en los ojos del chico, se acercaron, el puso su frente sobre la de ella cerraron los ojos y por 17 minutos soñaron un beso que no se podía dar, sería infringir sus lazos de sangre, el la soltó recogió el maletín y siguieron sin cruzar palabra, al llegar al portal se despidieron como dos primos se despiden, ella se alejó y antes de subir la escalera el aún estaba allí mirandola, sabiendo que ese amor había muerto sin siquera haber nacido.
Mientras el se alejaba ella sacó su movil y le marcó, antes de contenstar ella canceló la llamada, giró para mirar el edificio, en cuyo portal estaba ella sonriendole, el le devolvió una sonrisa triste mientras apagaba su propio móvil...Qué tal?