martes, 1 de abril de 2008

¡Qué invento!

Mientras algunos se siguen peleando por quién debe ser el auténtico inventor de la fregona (vamos, el que trajo la patente a España), hay otros que no dejan de rascarse la cabeza en busca de nuevos productos que mejoren (o torturen) nuestro día a día, y si de paso, se forran como los del mocho, pues mejor que mejor...

He aquí lo que encontré en El País...

Un colchón para dos con posibilidad de separarse si tú acompañante ronca o se mueve mucho a mitad de noche.

Y si lo que pasa es que duerme como un tronco y no hay quién le despierte, nos proponen este despertador con ruedas que suena a medida que se va moviendo por la habitación, y el dueño, sobadísimo le persigue para cargárselo (o apagarlo) mientras siente que el día puede ser maravilloso... Y si ya estás inmersa en la operación bikini, no tienes porque privarte de comer. ¿No dicen que comemos con los ojos? pues esta es la prueba. Un plato espejo, permitirá que media hamburguesa, nos sepa como una entera... (creo que adjuntan tapones para no oír a tus tripas jurando en arameo...) Ale, qué aproveche!

1 comentario:

RAÚL dijo...

el despertador escapista tendría que venir en packs de 5, uno para cada día de la semana laboral, y con una gran maza de regalo también, para cazarlo aplastándolo cada mañana. anyway. fantástica tu selección musical, como de costumbre.