lunes, 2 de junio de 2008

margariteando

Es la flor que más me gusta. Blanca y sin deshojar. También es una mis bebidas preferidas. Muy fría y con el borde de sal.
Pero cuando te conviertes en persona margarita, la cosa ni deja buen olor, ni buen sabor. No deja ni señal. Un día "margarita" es la reunión de todos los momentos perdidos, pero uno tras otro. Es la sucesión de vaguedades más anodina y patética jamás conocida. Imposible pintar, escribir, soñar, hablar con quien quieres en un día ·margaritero.
¡Qué atroz semejanza! ¡ser un día pétalo "NO" entre cientos de pétalos "SÍ", y tener que aguantar el tipo!
Lo único bueno que puede pasar en el ya familiarmente DÍA M es que se vaya al carajo y se convierta en otro... Que se anochezca para amanecer nuevo y con la palabra "sí" tatuada en la primera nube matutina.
Hasta entonces, para sobrevivir, hay que sentirse como un lobotomizado. Pues eso. Que mañana será otro día... (que para ti, ya es hoy)

4 comentarios:

jocv dijo...

A mí me van más los mojitos ( o " mojicos " , je,je...) y las caipiriñas.

Hache dijo...

buena elección, lo del mojito... ¡con lo que ha llovido! (perdón, no puedo evitar las payasadas... ja, ja, jaaaaaaaa)

pero no tienen forma de flor... ah!

Cendra dijo...

la margarita también es mi flor preferida, aunque no me pasa lo mismo con la bebida..

por otro lado es muy triste lo que expresas en el resto de la entrada. Espero que tu día M pasase pronto, y que también pasen pronto los próximos..

Hache dijo...

gracias Cendra pero es que hay días que son demasiado largos y otros, se pasan en un plis y de nuevo mi recurrente frase de los últimos seis meses "el amor es una m....." ay (suspiro largo)