sábado, 27 de septiembre de 2008

almoHADAs

Lo mejor de la semana. Apagar el despertador. El móvil, en silencio. Ni un atisbo de luz por la persiana. Un poco de lectura para disimular, poco más de una página. Imposible concentrarse. La almoHADA va llevándome a su terreno... me escurro entre las sábanas... Ese momento de silencio, y blandura es irrepetible. Quisiera dormir hasta el infinito entonces. Desconectar de todo, de todos y... quedar narcotizada en un sueño sin cortes. Pienso en ello mientras la mente se queda en blanco y caigo vertiginosamente en las redes de Morfeo. Caigo, caigo, pero... la lucidez traidora enciende un piloto rojo. Es su momento. El único que ahora le permito... Un momento para no olvidarme de olvidarle. La droga nocturna comienza a hacer efecto. Nada podrá frenarla ya. Pronto olvidaré incluso mi nombre. Pronto no seré nadie. Solo una almohada en prolongación... Si hubiese luz, sabrías que sonrío.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que descanses y no dejes de sonreir, Hada de los Sueños.

fdc

Hache dijo...

Y dormía a pierna suelta hasta que el vecino decidió sacar su taladro a pasear... ¿qué narices le puede aún quedar por agujerear en esa casa HOSTIAAAAAAAAAAAAAAAAA? (y ya despierta y de mala leche (leche española,pero mala)