jueves, 23 de octubre de 2008

Indiferencias

Decía mi poeta más cercano que la indiferencia es vulgar. Siento no estar de acuerdo con él. Al menos, no del todo. Llegar a una indiferencia total hacia alguien es lo más increíble y original (único, exclusivo, genuino,...) que se pueda concebir. Máxime si con ese alguien había un estado previo de sentimiento mutuo, véase amistad o pasión. Y lo digo porque justamente hoy y ahora, acabo de recordar que hoy me han hablado de una persona y ya no he sentido rencor, odio, ira, pena, risa, retortijones, jaqueca,... no he sentido nada. Ni siquiera he expresado emoción alguna, porque no la hay. Me he vaciado de ese ser al que tanto aprecié. Y eso, queridos, no es vulgar. Eso es la leche.
He de decir que el primer estadio en este "indiferenciarse finamente" es un odio barriobajero y un "no dejar" de pensar con acritud en lo que hizo que dos "almas gemelas" se distanciaran. Y sin darse una cuenta, los días, los meses, los años van erosionando la rabia y nos aplican un "alzheimer" localizado. Bendito sea el tiempo.
Y diréis que solo el hecho de hablar sobre esa indiferencia hace que vuelva a tener a la persona en mi pensamiento. Desgraciadamente, no es así. Y lo digo por sí este "no sentir ni padecer" sea óbice de que me estoy convirtiendo en una inhumana sin sentimientos. Creo que no ¿vosotros?...
PD: ¡No odieis! ¡Es tan liberador dejar de sentir hacia quien no te interesa en absoluto! ¡Ay!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo todavía ando por la fase de "odio barriobajero". Ojalá hubiera un botón de fast forward para hacer que el tiempo pasara más rápido...

Anónimo dijo...

Como bien dices... ¡Eso es la leche...!.
Y me alegra mucho lo que nos cuentas, Hache.

fdc

ald dijo...

Ya me temia yo que haciendote proposiciones guarras acabarias ignorándome.

neo dijo...

me encanta la idea de la originalidad de la indiferencia... cuando llegas a un punto que ni frío ni calor.... es la libración mas grande que hay.

Anónimo dijo...

Qué útil sería un botón para borrar determinados capitulos de la memoria (estoy pensando en la peli "Olvídate de mi").

El primer anónimo.

Hache dijo...

Creo que no hay botón, a no ser que sea el ombligo... ¡voy a tocarmelo un rato, a ver si me olvido de...! ¿de quién?...

Anónimo dijo...

soy un tercer anónimo... ¿parecía imposible?... Sí sres. y sras. Soy anónimo porque nadie se acuerda de mí. Vuestra indiferencia me ha dejado olvidado... ¡No os da vergüenza! (vale, soy Fluvi, ¿qué pasa? ¿Cómo que qué Fluvi? ¡Fluviiiii!)

COOLHUNTER dijo...

lo malo es cuando el no sentir ,por alguien en concreto, se transforma en no sentir por nada, ni nadie.