miércoles, 8 de octubre de 2008

Irreflexiones

Tener buena suerte es, simplemente, no tenerla mala.

Para tus noches de insomnio lee libros de viajes, caerás presa del ensueño.

Si el móvil se ilumina de repente, ¿alguien está pensando en llamarte?... probablemente, no.

El yin y el yang viven en distintos hemisferios (así no hay quién discuta)

¿Seguir adelante o volver sobre tus pasos? Cuando llegues a esta disyuntiva te hallarás, justo, a mitad de camino. Hagas lo que hagas a continuación, siempre dejarás algo atrás.

¿Por qué si hablan de pulgas te pica todo el cuerpo?

Con la mitad de cerebro sería mucho más feliz ¿alguien necesita la mitad de mis recuerdos?

¿Pueden partirte el corazón en legítima defensa? (¡deténgale!)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dame la mitad de tus recuerdos, o me como tu merienda...

fdc

Hache dijo...

G.A.D el pasado domingo fumigaron nuestro cubículo laboral. RIP Que las pulgas (incluso las buenas) descansen en paz