domingo, 19 de octubre de 2008

Paseante dominical (en brazos de la fiebre)

Princesa Tremendushka
Princesa Amnesia
Princesa Sapina
He luchado durante todo el día contra la gripe y creo que he vencido. La batalla debió iniciarse el viernes pero no ha sido hasta la madrugada del sábado al domingo cuando la contienda ha alcanzado el grado de ¡Guerra Abierta! Mientras mis defensas se daban estocadas, y puñetazos contra los agentes víricos, mi cerebro ha hecho de las suyas, e inmerso en un placentero estado onírico me ha hecho protagonista de los episodios más disparatados. En el primero estaba plantada en mitad de una playa vacía y he acabado nadando a braza rodeada de delfines y sirenas, que, por cierto, me han contado secretos que no puedo revelar. Después, he sido sometida a un examen. House en persona me ha preguntado: ¿qué princesa olvidada o desconocida eres (1)? No sé. No me considero una princesa, le he dicho. Y entonces me ha soltado una perorata increíble tras la cual me he confesado como "Princesa Sapina y Princesa Amnesia"
De Sapina tengo su lema "Buscar sin saber quién es y estar segura, sin embargo, de reconocerlo"... Sapina no croa ni babea y es capaz de convertir sapos en príncipes y viceversa... de Amnesia, la olvida todo, os diré que en vez de cerebro tiene un gran agujero negro. "Cuando olvido algo es que una idea juega al escondite dentro de mí..."
Nunca serás una reina, princesa "SapiAmnesia" ¿lo sabes, no? Y mientras le decía que sí, que lo sabía, me iba corriendo azorada porque perdía el tren, un tren de madera roja en el que me esperaba alguien muy especial,... y cuando alcancé la barandilla trasera del tren... ¡me desperté! Todo esto es un mero apunte para recordaros que tengáis siempre a un niño en vuestro entorno (sobrino, vecino, hijo de amigos) y no olvidéis jugar con él. Será, vuestro mejor momento de la semana. Os dejo, alguien me espera en el tren (1) Txts e imagenes de "Princesas Olvidadas o Desconocidas" de Philippe Lechermeier y Rébecca Dautremer. Mi último tesoro encontrado.

7 comentarios:

Suso dijo...

este fin de semana me he aplicado el cuento y no he dejado de jugar con mis sobrinos, hacerles fotos reirme mucho con ellos...son lo mejor! una pena que los tenga tan lejos...cada vez que voy de visita a mi tierra han crecido lo bastante como para estar cambiados y a veces me pregunto si ellos se acordarán de su tío, el que vive tan lejos y tiene ese trabajo tan "raro", jejeje. En fin, los críos son la sal de la vida...
pd: el libro de las princesas se lo regalé las navidades pasadas a mi sobrina (no sé si el mismo pero se parece mucho)

bso
;)

ald dijo...

Los niños tienen un defecto de diseño: les falta un interruptor.

Hache dijo...

¡tienen interruptor!... se llama "sueño" y les deja "k.o."

Anónimo dijo...

Espero que ya te hayas recuperado de la gripe. Últimamente no hay quien se libre...
y ¡qué razón tienes con lo de los niños...!.
Gracias por compartir tu último tesoro. Hoy mismo voy a la librería.
Que tengas un buen viaje, princesa.

fdc

ald dijo...

Si, pero para que se duerman hay que gastar un pastón en "convencerles" a base de JB.
Y además me parece que no es conveniente abusar mucho del remedio... solo de vez en cuando... creo.

ANGEL dijo...

Pues si, moderadamente, que luego se te quedan como la duquesa de Alba.

Hache dijo...

¡nooooo! ¡como la Duquesa, nooooo!
(fdo. el novio de la hija pequeña)