domingo, 2 de noviembre de 2008

Paseante dominical (extraplanetaria)

Llevo semanas... incluso meses... con la cabeza en otro sitio. En este tiempo, he podido cometer las estupideces más grande de la historia o haber dejado pasar momentos importantes. Realmente, no he sido consciente. Leo muy por encima la prensa, no me interesan los cotilleos, la moda, las series de televisión,... estoy "desconectada". Vivo "domingos" durante toda la semana. El tiempo es lo que dista dormir, de comer, de volver a dormir... Trabajo mecánicamente. Intento tener la mente ocupada. Me tengo que obligar a hacer cosas en grupo. Es, supongo, la consecuencia de no haber tenido un tiempo de "duelo". Cambié mi vida radicalmente de un día al otro y, ahora, meses después, me doy cuenta de que (aunque volvería a hacerlo) no me tomé unas merecidas vacaciones mentales. Este fin de semana lluvioso he tenido tiempo de reflexionarlo. De pensar en lo que no pensé. En lo que quiero hacer para mí. Por mí. No he avanzado mucho. Sigo creyendo en mis intuiciones y mis arrebatos como única brújula de mi vida. Pero aún tendré que empujarme a mover la boca para hablar, como todos vosotros, y a salir de casa alguna vez, aunque no me apetezca mucho. ¿Sorprendidos? Sí. Mi cara es en realidad una careta. La auténtica no sonríe tanto ni habla tanto... Pero, eso sí, lo intenta. Desde el espacio exterior os envío saludos mis pequeños terrícolas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Marcianito nº 1 llamando a Marcianito nº 2. ;-)

Hache, algún día sonreirás por dentro y por fuera. Y cuando llegue ese día, ya no habrá vuelta atrás.

Un abrazo.

fdc