lunes, 22 de diciembre de 2008

Paseante dominical (rayos y centollos)

En pocas horas, una bolita podría cambiarnos la vida o, al menos, el año. ¿Quién no sueña con que le toque la lotería? Sí, yo tampoco tengo suerte ni en esto, ni en lo otro pero soñar es gratis ¿no? Con un décimo ¿qué nos tocaría? ¿300.000 euros, no?.... ¡guau!... Ayer o anteayer hice una encuesta para preguntar, a personas como tú, qué harían con ese dineral... la mayoría pagar o comprar un piso, otros repartir a los hijos, y muchos querrían hacer un viaje... ¿y yo?... para empezar pensaría en el dicho este de "afortunada en el juego..." y le haría un corte de mangas. Creo que después invitaría a todo el mundo que viese a beber y cantar, y saltaría y gritaría mucho... Después caería en la cuenta de que no sabía dónde había metido el número y estaría empanada unos cuantos minutos (siempre la guardo en el mismo sitio, listos)... y luego ¿qué? ¿piso otra vez? ¿banco? ¿viaje?... creo que me tomaría los agobios del curro con más rélax y haría regalos a las personas que quiero y luego, quizá entraría a Mango sin mirar el precio de los jerseises ni los abrigos y en el FNAC pediría una cesta para llevar las compras, que serían muchas, y me iría un finde entero al mejor balneario para darle un respiro a mi espalda y mi cuello... um... jo, ¡pues sí que tengo sueños para un solo décimo...! ¿y el piso?... de momento no, gracias. La cuestión es que según los matemáticos es más fácil que te caiga un rayo que la lotería así que quizá siga igual de pobre pero un poco más chamuscada cada día... Bueno, también es un alivio saber que nadie me querrá por mi dinero (el que no se consuela...) En serio, a mi seguro que no me cae pero me gustaría que te tocara a tí. Suerte...

1 comentario:

neo dijo...

que la suerte te acompañe Hache. No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Muak