lunes, 2 de febrero de 2009

REbobina

Dicen que para resucitar hacen falta tres días pero el guión exigió a esta Hache revitalizarse en lunes, como todo hijo de vecino. Y aunque siga sin encontrarle sentido a este tremendo tinglado, pues no queda otra... Daría todo lo que tengo (libros, un par de discos decentes y varias estrellas de mar) por convertirme en un ser unicelular... sin cabeza ni corazón, sin ilusiones rotas ni intactas,... simplemente simple. Si de complicaciones va la cosas, hubiera pedido un cuerpo nuevo y reversible, y ya puestos ¿por qué no darnos la posibilidad de darle al "rewind" o el "forward" cuando nuestra historia llega a una mala escena o queremos alargar la previa? Lo que tengo claro es que no tenemos la oportunidad de volver a la casilla de salida o cambiar de juego (nos ponen sobre el tablero y nos empujan al grito de ¡Todo al rojo para la muchacha!) La vida era más fácil cuando podíamos rebobinar las cintas con un boli bic.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Mucho ánimo, Hache!.
No sé qué virus o bicho raro no te deja saborear ese inmenso talento que tienes, esa cabecita y ese corazoncito que son una maravilla.

¡MUACCCCCCCC!

fdc

Anónimo dijo...

Maldición! ¿El rebobinadorr de cintas de cassette ya estarr inventado?... Bueno, no importarr porrque mi nuevo invento estarr casi listo: ejem... EL REBOBINADORR ESPASIO-TEMPORRAL! Profesorra Hachewin, ¿me harría usted el inmenso honorr de serr primerra en probarr?... Adelante, porr favorr. No preocuparrse por mosca en cabina, serr inofensiva, he he he.

Herr Professor T.