domingo, 22 de marzo de 2009

Paseante dominical (Madrid, Madrid, Madrid)

¿Cuántas ciudades encierra una misma ciudad? Madrid es como una muñeca rusa. Siempre tiene sorpresa dentro. Este fin de semana, de antesala Killer, de nuevo me sentí lagartija en sus calles, escondiéndome y surgiendo nuevamente de metro en metro, conociendo nuevas caras, nuevos lares, viejas risas, viejos modos de mirar un día cualquiera. Nostalgia supina me provoca ese Madrid que tanto daño me hizo. A partes iguales, zarpazo y caricia. Poco se puede añadir a un Madrid de madrugada, caña y tapa. Que me quito el sombrero y me pongo su nuevo mantón de manila... DALE AL PLAY (solo no puedes, con amigos, sí)

No hay comentarios: