viernes, 19 de junio de 2009

Dudas / Cuerpo de primera mano IV

Marqué su número otra vez. Quería echarme atrás. Decirle que ya no estaba interesada en su cuerpo sin usar. Que mi vida siempre había sido de segunda y hasta de tercera mano y quizá era mi destino: nunca había estrenado coche, de pequeña solía llevar la ropa de mis primas, ¡hasta su traje de comunión!, compré dos pisos, y ninguno fue nuevo. Amigos, novios, premios, trabajos,... todos habían sido antes de otra persona, nada en mi vida sería nunca nuevo, pensé. Quizá yo misma fuera una Frankestein de cachitos de otras, nacida en una medianoche tormentosa...
Su voz sonó al otro lado y sin darme tiempo a hablar dijo
- ¿Te quieres echar atrás, no? ... ¿Miedo?
Le contesté que no, que solo quería cambiar la cita, ¡No puedo salir del trabajo mañana, imposible!, ¿El próximo jueves le iría a usted bien? (Normalmente miento bien pero creo que esa excusa era malísima)
Mutismo al otro lado de la línea. Un silencio incómodo pero que hubiera preferido a las palabras que vinieron a continuación:
Mañana o nunca! sentenció y acto seguido, colgó.
¡La había hecho buena! Estaba entre la espada y la pared. Esa mujer estaba loca y ahora sabía quién era yo y mi número de teléfono. La ciudad no era tan grande y mi valentía, diminuta y encogiendo. Tenía que contárselo a alguien. El corazón latía tan rapido que me ahogaba, no tenía suficiente aire,... 9 7 6 7 3.....No había acabado de marcar el teléfono de mi amiga Mª Jesús cuando el aparato comenzó a sonar...
¿Sí? titubeé; ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?...
Sí, había alguien que me llamó por mi nombre y apellidos, recitó la calle, número de portal y piso donde vivo y terminó anunciando,... ¡Si cuentas algo sobre mi sabré donde encontrarte!...
Sí. Era la dueña del cuerpo de primera mano. Sí, amigos, tengo mucho miedo. (Continuará)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Continúaaaaaaaa... que me tienes super intrigado...
¿Entonces habéis quedado mañana?. ¿No habréis quedado en las playas de la EXPO?. Lo digo porque estaré por allí. Si necesitas algo, ¡llámameee!.

Un abrazo quitamiedos.

fdc