lunes, 22 de junio de 2009

Mi héroe personal

Realmente es un antihéroe, porque no consigue salvar al mundo, ni siquiera a él mismo. Mi persona de ficción favorita, es mi persona favorita. Amigos, amigas, yo quiero ser su discípula. Una Doña Quijota. Plantarme mis vaqueros viejos y esa camiseta desgastada de los DM que tanto me gusta, y huir. No haría falta salir de casa. Solo necesitaría unos tres millones y medio de libros. Nos encerraríamos juntos en mi habitación y leería, y leería hasta perder el juicio (o ganarlo) Leer, leer y seguir leyendo. Sin comer, sin dormir, sin hablar con nadie,... ¡Qué estupenda forma de perder la razón para siempre!

No hay comentarios: