domingo, 5 de julio de 2009

Paseante dominical (y mi pie izquierdo)

Ha sonado el teléfono cuando estaba en el más profundo de los sueños. Rápidamente he adoptado la posición vertical sobre el colchón... ¿De dónde viene ese sonido?, he debido pensar... Asociarlo al de mi móvil me ha llevado unos 5 o 10 segundos,... (Me cuesta mucho salir de la fase R.E.M. Sé que un día me quedaré allí para siempre,...) He localizado el aparatejo, estaba al otro lado de la habitación. Mecánicamente, he puesto los pies en el suelo pero... ¡AY! El izquierdo ha sido el primero. Hacía años que no me pasaba y en el mismo momento de posar la planta del pie en el parqué me he dado cuenta de que ya era irremediable. (El dedo gordo me miraba y parecía decirme ¡Lo siento. No puedo evitarlo!) Este domingo iba a ser raro, raro, he pensado tras descolgar el teléfono y decir al interlocutor que yo no era Rafael, gracias, no, adios.
El domingo ha continuado tranquilo. La colaboración alterna en el programa de radio, la casa recogida, la visita a la familia,... y, entre una cosa y otra, ¡he pensado en él!... Y la sensación era tan conocida... Sin duda, esta mañana había estado soñando con él, antes del colapso telefónico. Habría sido un sueñus interruptus y ahora, mi subconsciente me devolvía el resto del ensoñamiento. Al mirar el teléfono, para ver si era hora de volver a casa, había una llamada suya. Curioso. Eso no suele pasar, y mi pie izquierdo, de repente, ha empezado a sufrir extraños espasmos.
(En este espacio ha pasado algo, pero la autora no quiere comentarlo. Duración 3 minutos y un dedo corazón erguido)
¿Estarán relacionados él y mi pie siniestro? ¿Será porque ese pie está en el lado del corazón pero en la parte más alejada posible del mismo? ¡Será! ¡Y estoy deseando que en uno de mis paseos de domingo, su presencia salté de mis bota de la izquierda al suelo y se suba a la vida de cualquier otra!... (O se quede en el asfalto, o en la rueda de una bici municipal o...)
Mientras tanto, cerrar el puño y levantar solo el dedo corazón es lo único que me alivia en calurosos domingos de verano... ¡como éste!
(Eso y gritar,.... AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH)

11 comentarios:

Nemes dijo...

Curioso el grito lleno de haches...
mudas

Hache dijo...

Sí, sí,... serán mudas pero si mueves la boca al soltarlas, como si fueras un pez fuera del agua,... parece un grito desgarrador,... Te lo digo yo,...

Jose dijo...

... no se si querrá decir algo... pero yo me he levantado este finde a gatas (literal)... y es que no encuentro otra manera de salir de una tienda de campaña...

Hache dijo...

¿Y qué tal los riñones y las rodillas?... Son el quiz de la cuestión... Aunque acampar los pies en otros lugares, me parecería una buena idea,... (y si hay mar cerca, mejor)

Jose dijo...

alguna vez te has sentido asi? http://www.notodofilmfest.com/?sec=cortodeldia28
... yo creo que a cada rato

dormiría en la arena... desenroscaría los pies y los dejaría a remojo dentro del mar toda la noche... es posible que ya lo haya hecho alguna vez

Hache dijo...

¿Te sentías como Marisa o como su buscador?... Ser Marisa tampoco debe ser fácil. Gracias J. Voy a buscar tu libro,... luego te cuento

Anónimo dijo...

A mí también me cuesta mucho abandonar los sueños. Algún día -espero- me quedaré allí para siempre. Yo nunca tengo pesadillas, mis sueños suelen ser bastante agradables, bastante más que muchos de mis días.
El de hoy ha sido especialmente soso y aburrido, sobre todo en el trabajo. Todo era extrañamente gris, faltaba alegría. Y no sabía por qué. Hasta que al marcharme he recordado que he mirado varias veces bajo las escaleras, a través de la ventana desde donde la veo teclear, o pensar, o hablar por teléfono -o sólo veo sus zapatillas, si la persiana está bajada- mientras voy hacia el coche. He mirado varias veces y no la he visto. Y a sus zapatillas tampoco.
Y ahora entro aquí y leo que está usted de vacaciones. Eso lo explica todo. Será que la echo de menos. A usted... o a sus zapatillas.
Pase unas muy felices vacaciones.

Hache dijo...

¡Eh! Pensaba que nadie se daría cuenta de mi ausencia... Espero que todos los días de la semana sean mucho más divertidos, anónimo y ojo, cuidado, ¡me he comprado zapatillas nuevas!... Besotes

Hache dijo...

Para J, el chico de los abrazos: ¡vuestro libro es genial, gracias!

Jose dijo...

Me alegro de que te guste el libro... y lo del aceite es fácil, jajajjaa... desaparezco tres dias en el mar hasta el jueves, volveré más salado para ver a Faemino y Cansado...
besos
Pd: si quieres un día hacemos intercambio de firmas de libros

Hache dijo...

Vale, sí te apetece el día que quedemos para el intechange de firmas, pido unas tapas de calamares en su tinta, o no, MEJOR, unas anchoitas o NO,... pulpo, o... vamos ¡que no hay abrazo sin lamparón! (soy muy mala,...)

¡Qué nades mucho y traigas los dedos arrugaditos y mucha arena en los zapatos! (Yo no puedo ver a FyC porque el jueves estaré en Bilbao, ahí también hay mar y música)

Adios sirenita
PD ¡Te falta uno de mis abrazos favoritos! ¡Que despiste, hombre!