martes, 18 de agosto de 2009

Te pensaré lejos, muy lejos

...y así será más fácil. No echaré de menos tu ausencia porque te imaginaré a 12.000 km. de mí. Realmente es más o menos la distancia a la que ahora te encuentras, aunque estés solo a 5 centímetros. ¿Cómo hemos llegado a esto? Creo que las preguntas sin respuesta se llaman retóricas,...
No te voy a pedir permiso para mandarte de viaje a la otra punta del mundo, tampoco tú lo hiciste para encerrarme en casa y tapiar puertas y ventanas. Pero como te amé tanto,(como te amaré siempre, porque esas certezas, ya sabes, solo se tienen una vez en la vida), te voy a pensar allá, en mis antípodas, feliz, triunfador, admirado, rodeado de todas las mujeres bellas del mundo, de esas que siempre estuvieron delante de mí. Eso ya lo tienes aquí, lo sé, pero si te parece lo exageraré un poco. Te veo caminar contoneándote en una recogida de premios, oyendo aplausos en estéreo, con esa medio sonrisa que tanto me gustaba; o te intuyo entrando a un restaurante de moda, con los brazos asidos por las actrices de moda, las cantantes de moda, las y los de moda,...; en el acceso VIP al concierto más VIP del mundo mundial, llevando a todos tus amigos, y después invitándoles a todo lo mejor. Así te dejaré en mi pensamiento, te guste o no. Tú, feliz; yo, feliz.
Y si me vuelvo a encontrar con "tu doble" ya sabré que es solo eso, "tu doble". Tú estás tan lejos, que es imposible que pueda verte. ¿Quién dijo que no había nada imposible? Esto no es retórica, hay imposibles, lo confirmo.
(Suspiro hondo y punto final, un momento para no llorarte, y a seguir hacia delante. Podemos. Puedo)
P.D.: Perdona que no me despida de ti, aunque quizá no te has dado ni cuenta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te vi marcharte y entendí (o no entendí, pero entendí) que simplemente no querías decir adiós. Tampoco sirvo para preguntar por qué, otra más de mis taras. Aunque tú ya has respondido. Y es algo que debo respetar.

Hache dijo...

Nunca te podré decir adiós. Pero tu hola tampoco me dejó muchas opciones. No quiero hacerte sentir incómodo y no debería entrar en tu reino nunca más. No estuve muy cómoda tampoco, la verdad. A veces es difícil decirle a alguien que no es buena idea ir a a un sitio porque... no se puede explicar. Esto no tiene explicación. ¿La tiene?