sábado, 15 de agosto de 2009

Una vez en la vida

"Esa clase de certeza sólo se presenta una vez en la vida" le dice Richard a Francesca en Los Puentes de Madison. Esa frase me ha rematado porque minutos antes ya me habían dejado en la UCI con "No quiero necesitarte, porque no puedo tenerte"
Ambas sentencias, demoledoras para mentes enfermas como la mía. ¡¡¡Una vez en la vida!!! Imaginemos que tú o yo ya hemos tenido esa certeza, la única, la que solo se presenta una vez. La vez. Y ya puestos a imaginar, digamos que la certeza no nos hizo alcanzar la felicidad,... O solo duró unas horas, quizá unos días,... ¿Qué pasa entonces con nosotros? ¿Y si necesitamos al otro, al de la certeza, aunque no podamos tenerle? ¿Y por qué no podemos tenerle? ¿Es mejor rememorar cuatro días, los mejores que jamás se hayan podido vivir, a no haber sentido nunca nada igual?... No lo sé. Quizá tú tengas la respuesta,... Mientras tanto, me vuelvo a maullar a los tejados, aún tengo seis vidas por vivir,...

No hay comentarios: