lunes, 26 de octubre de 2009

Alégrame el día

  • Parte I Después de tres días con fiebre y sin salir de casa, servidora vuelve al trabajo. Sudando a mares y con ojeras amarillo pollo entra en su redacción y esto es lo que pasó:

  • (interlocutor) ¡Eh! ¿Ya estás mejor? ¡Tienes mejor cara!
  • (yo) ¿Mejor cara? (toses de perro) ¿Comparada con qué?
  • (interlocutor) ¡Mucho mejor cara que una patata podrida!

  • Sí, amigos, amigas, esto es de lo más bonito que me ha pasado hoy y la verdad es que ¡me ha alegrado el día!

  • La Parte II te la dejo a ti,... ¿difícil de superar, eh?

No hay comentarios: