jueves, 7 de enero de 2010

Menos es más

Ya sé por qué los de Oriente no me dejan regalos. Es que yo siempre pido "menos". Ser menos fea, menos anchita, menos nariguda, menos sensible, menos simpática, menos parlanchina,... Y de eso, por lo visto, no tienen. O será que creen que así estoy la mar de bien. Sin embargo, pienso seguir dándoles la lata con mis "menos". Quiero ser guapa, chata, pibón, reservada y algo borde. Al menos, así son las personas de mi entorno a las que la vida les sonríe. Por pedir, que no quede. ¡Yo también quiero medrar en la vida, oigan!

6 comentarios:

Jose dijo...

... no te veo yo de borde... pero bueno...
un beso chata¡¡¡¡¡¡ jajajajaja

Anónimo dijo...

No creo que quieras medrar.Seguro que has tenido oportunidades y no lo has hecho. No cambies.

Hache dijo...

Quiero medrar, se lo aseguro sr/a anónimo. Dejar de ser mileurista es algo que, de verdad, no me haría cambiar mucho pero me haría sonreír un poco más,...

Jose: ¿Que no ves de borde? ¿Te recuerdo lo pérfida que fui contigo el otro día? (Estaba entrenando,... Pa' que veas,...)

Jose dijo...

es verdad H, te pasaste mucho el otro día... ya te vale, jajajajjaja

angel dijo...

Más vale pasarse que no llegar

angel dijo...

Medrar es buscar el centro de la corriente y nadar a su favor para avanzar más deprisa. Si prefieres disfrutar de tu baño en la orilla donde no hay tiburones, jugando y salpicando, tomando el sol placenteramente (en top less, claro), seguro que los trepas te sacarán ventaja material, de la que se puede cuantificar, pero se están perdiendo vivir, que no tiene números, tiene sentimientos.
¡Toooma ñoñada!