sábado, 23 de enero de 2010

Perdidos (Sonia)

Llevo días pensando en Sonia. La conocí en Madrid. Ella estaba en 2º de periodismo. Yo en 1º. Era increíblemente madura para su edad. Vivía sola. Trabajaba para poder pagar el alquiler. Recuerdo el año que nos conocimos. Fue intenso. Devoramos la ciudad. Cogimos un metro y salimos del centro. Sin universitarios ni cine en versión original. Pero entonces no había móvil, ni siquiera teléfono fijo tenía Sonia en su pequeña casa de Lavapiés. No creímos, supongo, que dejaríamos de vernos y nos perderíamos el rastro,... No. Ni móviles, ni Internet,... ¡Eran los noventa!
Llevo días pensando en Sonia. Seguro que es una gran periodista. No sé si seguirá viviendo en Valladolid. La imagino de corresponsal en los países más remotos. Viajando, escribiendo crónicas, involucrándose. Tenía grandes sueños. Estoy segura de que los ha cumplido. Ayer me pareció verla, al menos esa chica pedaleaba igual que ella. Tenía su pelo (el de los noventa) y un peto muy hippie, parecido a uno de los suyos. Recuerdo que siempre bromeando le decía que de mayor quería ser como ella. Espero no haberla decepcionado demasiado. Porque espero, que algunos días, ella también se acuerde de mi.

2 comentarios:

Jesús dijo...

tu comentario es de una sentida nostalgia de una amistad surgida durante la carrera.Podías haberla mantenida pero cada una siguió camino0s diferentes.El buen recuerdo de tiempos compartidos y de lugares hallados en la inmensa ciudad donde toda la vida es posible y los sueños se pueden cumplir.La profesión va por dentro y quién sabe si algún día se puede producir un anhelado reencuentro entre las 2.

Hache dijo...

¿Quién sabe? Yo sigo buscando,...