viernes, 26 de febrero de 2010

La chica del entresuelo

Queridos vecinos:
Supongo que seguís enojados conmigo. Tranquilos, tal y como pedísteis, he embalado mis cosas y me mudaré de madrugada. Si cambiais de idea estaré en casa, ya sabéis, entresuelo izquierda. Creo que me merezco una segunda oportunidad aunque confieso que lo que hice no está bien. No hubo maldad, lo juro, solo quería ser una buena vecina, deciros buenos días, preguntaros qué tal os había ido el día, ayudaros a subir las bolsas del súper.
Así te conocí a ti, Adela, y dejaste de ser la rubia del 5º con perrita. Creí que nos habíamos hecho amigas. También lo creí de ti, Emilio, ¡qué bien tocas la guitarra, tío ! Al principio no pensaba que fuera guitarra lo que había dentro de esa funda que siempre subías y bajabas, la verdad,... Bueno, ni yo ni los demás vecinos, aunque no te lo digan nunca a la cara.
Fue un auténtico placer cuidar de tus niños, Montse, el día que Juan se cayó por las escaleras con toda la compra y fuisteis a toda prisa a Urgencias. Me sentí una más de la familia. Así me sentí hasta ayer cuando os pusísteis todos tan bravos conmigo. ¿O acaso no me dijo usted, Doña Juana, que desearía que yo fuera su nieta? Siempre sola, sin visitas, sin que un vecino hasta entonces le preguntara por su salud o si necesitaba algo. Me quedo con lo bueno, querida ex abuelita, con sus historias y su cariño. Y, bueno, ahora que me voy, he de confesar que sí, que Luis el del tercero y yo éramos los que besaron con descaro en el portal. aquel día del apagón. Lo siento por su novia, pero fue algo inesperado,... Además, ella no es de esta comunidad así que mejor dejamos el tema. Sí, fue mala suerte que los del 2º estuvieran escayolados y el ascensor volviera a romperse. Fue incómodo pero creo que les cuidé y no les faltó nunca de nada, ¿no? ¡Hasta les ayudé a ducharse! ¿Creeis que eso lo hace una mala persona?
Vamos, que tendréis que reconocer que fue una suerte para todos que el ascensor estuviera estropeado durante tantas semanas. Y que más da si fui yo quién lo rompió. Tal vez os hice la vida un poco más incómoda, pero,... ¡Fue sin mala intención! ¡Quería conoceros! ¡Si hasta habéis bajado unos kilos!
No quiero perder las formas. me despido ya. Lo dicho, seguiré en mi casa hasta la medianoche. Espero que me recordéis y con el tiempo me dejéis venir a visitaros.
Un beso, queridos vecinos.
Fdo. La chica del entresuelo

3 comentarios:

Jose dijo...

... sé que vivir en el último piso nos ha tenido alejados y no nos conocemos mucho, pero vecina ven cuando quieras, una cervecita en la terraza?
Fdo. El chico del ático

angel dijo...

Mira tu, 2.358 de un tirón.

Hache dijo...

¿Escalones?

¡Al del ático, que vaya enfriando las cervecitas y ponga el parasol!