viernes, 26 de marzo de 2010

Correcaminos 1 Coyote 0

Mi experimento ha sido un fiasco. He intentado dormir menos horas durante toda la semana para tener más tiempo para mi, y solo he conseguido arrastrarme como una zombi de sol a sol. No lo consigo. Pagaría por dormir solo 6 horas y que fueran suficientes, pero mi cuerpo no lo tolera. Pide al menos 8 horas. Demostrado. En estos 7 días, además de sueño, he notado como se perdían muchas de mis cualidades: atención, motivación, concentración, imaginación,... En definitiva, que no solo no he sumado horas extra, sino que he dejado atrás unas cuantas. Y para más INRI con el cambio horario me quitan otra. Y yo necesitaría un par más cada día para ser feliz. Hay tantos libros por leer, películas que ver, personas a las que llamar, ideas que apuntar, paisajes que fotografíar, conciertos que escuchar, blogs que visitar,...

No hay comentarios: