viernes, 12 de marzo de 2010

Irreemplazables

Esta siendo un mal principio del año.
Primero, mis botas amarillas.
Después, las falsas all star.
Y ahora, mis pantalones grises.
Sabían que les necesitaba, eran mis ojitos derechos y se han ido para no volver.
No dejo de revivir los buenos momentos que pasamos juntos.
Y lo peor es que no tengo fuerzas para sustuir su pérdida.
No me gusta ir de tiendas.
Es superior a mí.
Moriré.
Ay.

3 comentarios:

Mely dijo...

...como te comprendo...a mi me pasó con mis zapatos rojos de dorothy...


...por cierto, me ha encantado la flecha del texto :)

gram dijo...

Buenísimo...

Hache dijo...

;) Ay, ¡siempre se van los mejores! Y ahora, chicas, en pleno sábado, ¿qué me pongo? ¡Esto es una tortura!