martes, 9 de marzo de 2010

Resetear

¿Os imagináis? En mitad de esa conversación que no soportáis, deslizáis los dedos entre el jersey, pulsáis vuestro ombligo y zas, quedáis reseteados. Estoy en ello. Me queda mucho que perfeccionar. Por ejemplo, tras ombliguear, ¿seguimos en el mismo lugar y tiempo o aparecemos en cualquier otra parte?O tras resetear, ¿olvidamos todo o solo los últimos 30 minutos? Lo mire por dónde lo mire resetearme es una gran idea, aunque adictiva. Corro el riesgo de engancharme y dejarme el ombligo hecho trizas. Evitaría ipso facto cualquier discusión, problema, encuentro inoportuno, decir las cosas claras aunque ofendan,... Me convertiría en tabla rasa de pasado borroso, eso sí, con un ahora dulce. Qué pena que el momento presente solo dure un,... (suspiro)

No hay comentarios: