domingo, 18 de abril de 2010

Paseante dominical (Sólo sé que no sé nada)

¿Quiénes vivían aquí? ¿Hacían algo más que sobrevivir? ¿De qué hablaban junto al fuego? ¿Para quién tejía ésta Penélope? ¿Murió jóven? ¿Esperaba a alguien?
Son preguntas sin respuesta. En Numancia solo quedan algunas piedras, y el recuerdo de lo que quizá fue. Fechas, estrategias bélicas, trazados sinuosos,... Por eso no me gusta la historia, la de los exámenes. Esa en la que hay que memorizar datos que tal vez nunca fueron. Yo solo querría saber cómo se llamaban los habitantes de esta casa de Numancia y si tenían sueños.

3 comentarios:

angel dijo...

Hermosas fotos, hermosa.

Hache dijo...

;) Simple musa soy

Cris dijo...

Hinojous!

Me alegra que puntualices que no te gusta la historia de los exámenes. Porque se puede hacer otra historia, y poner nombres y apellidos a los hombres y mujeres. Y contar su vida, sus proyectos, sus sueños...
En Numancia no, claro, es más complicado. Pero en cuanto tenemos documentación escrita abundante, se puede. Y en ello estamos, vaya ;)

Besote!