domingo, 23 de mayo de 2010

Paseante dominical (escapista)

Dices que siempre me escapo los domingos. Que querrías que no tuviera prisa, desayunar tranquilamente, reírnos juntos de los hipnotizadores de perros y del superviviente, hacer pizzas inventadas a las que les faltan ingredientes, jugar a cambiarnos la ropa,... Dices que siempre me escapo, que tengo que pasar mi actividad frenética del domingo, al sábado, pero yo sonrío, te doy un beso y me voy a seguir ganándole horas al día. Porque tú no sabes que tengo muchos domingos por recuperar, años de domingos perdidos. Espero no ser yo quién te robe ahora tus paseos dominicales.

No hay comentarios: