domingo, 2 de mayo de 2010

Paseante dominical (oído cocina)

Acabé el domingo como un buñuelo de viento, el sábado me rebocé en mi manta de sofá y el viernes, de bacalao en remojo. Creo que el jueves me sentí como un besugo, el miércoles se diluyó en agua de borrajas y el martes me di cuenta de que estaba poniéndome demasiado jamona. El lunes, enharinada. Como el domingo anterior habrá más que longanizas y el sábado ni contigo ni con cebolla. Por San Jorge engullí libros y así seguiríamos, haciendo pucheros los días con luna y friendo espárragos el resto. Que cocinaré mal, pero le pongo voluntad,...

2 comentarios:

angel dijo...

Cada día te explicas mejor

Hache dijo...

Soy tu sopica de letras, aunque la odie (la sopa, claro)