martes, 1 de junio de 2010

TetrixtT

¿Existirá el pentalexismo? Entonces lo he inventado yo. Dícese de ser disléxico y disléxico y disléxico y así hasta contar cinco. Véase un ejemplo práctico: Quiero dejar un jersey en el armario pero al dirigirme hacia él veo una planta que necesita riego. Entonces, con el jersey salgo en busca de la regadera, junto a la bañera. Abro el grifo y noto, demasiado tarde, que está en modo ducha colgada en lo alto. Mi jersey y yo nos calamos. Entonces acudo a toda prisa a por la fregona para que el piso no resbale, pero resbalo antes y el jersey cae al suelo. Me lamento de mi suerte y pienso que si lavo a mano la prenda y la tiendo, estará como nueva en una hora. Entonces suena el teléfono. Voy a por él, pero resbalo en el suelo del baño. No hay lesiones pero digo bien alto un taco gordísimo. Suerte que aún no he descolgado, pienso. Cuando llego al móvil (que no se mueve) ya ha dejado de sonar y por el camino veo la maceta,... Entonces pienso que es mejor regarla cuanto antes, pero para evitar que suene el teléfono y me pille lejos, lo cojo y lo guardo en el bolsillo. Mientras estoy por fin llenando la regadera descubro que no sé de quién era la llamada perdida. Y entonces, pienso en él. El prohibido. Y me enfado y me digo que tengo que poner música inmediatamente para animar la tarde y entonces me siento en el ordenador y busco la canción perfecta. Pero solo encuentro las que traen recuerdos del prohibido, y así pasan 3 horas y ahora no sé dónde está mi planta, ni quién llamó, y espero haber cerrado el grifo, porque, ¿tendí el jersey o lo metí al armario? Mi vida es muy tetrixt y pentaléxica, ¿me creéis ahora?

4 comentarios:

Miguelito dijo...

Existe, ya lo creo. A mi me ocurre varias veces a la semana. Lo de que resbale el pavimento del cuarto de baño no es normal... eso no.

Hache dijo...

Me alegro de que tu suelo sea antideslizante! Una suerte!

angel dijo...

La edad hace estragos

Melmoth dijo...

Si además te habías dejado la sarten al fuego y al voler con el sofoco de que casi se te ha quemado la cocina te das cuentas de que la llamada del móvil sigue corriendo, pues es que casi eres normal. ´Mis últimas dos dilexias son haber pedido serias disculpas por no haber acudido a un compromiso del próximo jueves y haber hecho un carte en el que junio tiene 31 días. Pero bueno, ya me pasó con noviembre