martes, 3 de agosto de 2010

En el espejo

Hoy he vuelto a mirarme en el espejo. Con tiempo. Un minuto o dos. Todavía me he reconocido. Los años, desde luego, no pasan en balde pero aún sigo siendo yo. Despeinada, vestida siempre informal, con las uñas a punto de ser mordidas y cara de quién no ha encontrado lo que busca. Aún contengo la fuerza de la gravedad pero con menos ahínco y no escondo las cuatro canas que brillan de inmediato. Sin embargo, en el espejo, ya se dibuja la Hache que seré dentro de unos años y, a esa, a la próxima, le dedico un saludo y mis mejores deseos. ¡Espero que ella me reconozca cuando llegue su momento!

2 comentarios:

Miguelito dijo...

Hace tiempo que tengo un truco para reconocerme frente al espejo. Cierro los ojos, y ese que no veo, ese aun soy yo.

Hache dijo...

Creo que puedes abrir los ojos y seguirás reconociéndote. Sin miedo,...!