miércoles, 18 de agosto de 2010

Me pongo colorada

  • Cuando me dicen que llevo la etiqueta de la camiseta nueva colgando a la espalda
  • Cuando los aspersores deciden encenderse mientras yo atajo por el césped
  • Cuando la almohada se queda tatuada en mi cara hasta una hora después de levantarme
  • Cuando hago mis playbacks en el ascensor y me pillan
  • Cuando doy un traspié mientras camino, aunque no haya obstáculos
  • ¿Cuándo? Por ejemplo, ¡todo esto ha pasado hoy!

2 comentarios:

Marcos Callau dijo...

¿Todo te ha pasado hoy?...¡madre mía!. A mí me pasa frecuentemente lo del playback en el ascensor. Es terrible....

Ana dijo...

Bueno, bueno, eso no es nada, mi lista de "cuando me pongo colorada" es muchísimo más larga.

Casi todos los días tengo que añadir alguna cosilla más a la lista.

Yo creo que así, con esos cambios de temperatura en los carrillos, conseguimos tenerlos más tersos y finos... (Vaya, y ahora me empieza a crecer (más) la nariz, jolines, ya me he puesto colorada de pensarlo)

Ana