lunes, 16 de agosto de 2010

Sincronizaciones

Habrá que ajustar tus tiempos y los míos para que suenen camuflados, el uno en el otro, y no despertar a los vecinos.
¿Qué te parece si a las dos menos diez o las diez y diez, sincronizamos nuestros relojes?
Esas son dos horas con nombre. Las sonrisas del reloj, las llaman.
Sería un buen comienzo,... ;)