domingo, 3 de octubre de 2010

Paseante dominical (superviviente nocturna)

Dejé al camarero con la copa en la mano y mostrándome la botella con alevosía. Le dije que no, ¡hasta tres veces! ¡Tentador! Una pena que siempre se decidan a invitarte a una cuando ya has decidido abandonar. "Mañana me levanto pronto, lo siento" le dije mientras escapaba del local, hacia atrás, en posición de súplica, y deseando que no insistiera más.
Eran las 3h00 y la noche había empezado temprano pero nadie parecía entenderme. Mis amigas :"Tía, Hache, venga, que la noche es joven, vamos al bar que te gusta si quieres, venga, tía, no seas así, no te perdonaremos, tía, tía, tía,..." Mis vecinos de bar: "Morenaaaaaaaaa, ¿te vas sola? ¿Necesitas compañía? No te vayas que yo te cuido, mujer, cómo se va a ir una morena a dormir estando yo aquí,... (y otras frases menos presentables) El camarero: "Eh, no te vayas que os invito a unos chupitos, ¡no has probado tú mis chupitos! ¡Repetirás! y hasta el vendedor de sombreros luminosos: "No vayas, tú comprar sombrero de suerte, así novio verte en la oscuridad" Esto ya es el colmo, por cierto, ¿qué quiere? ¿Convertirme en gusiluz?
Ya en la calle, acelerando el paso para salir de la zona de marcha, y huir de grupos organizados de despedidores de soltería en lamentable estado, fui interceptada por unos colegas del trabajo (por la noche no se puede una poner gafas de sol para pasar inadvertida) : "Hache, ¿no irás de retirada? Vamos a nuestro bar, ¡tiene el disco nuevo de........ y de........ ! ¡Venga, vamos que no te escapas! Y, claro, si vuelves a decir que tienes que madrugar y que ya te has bebido bastante noche vuelven a repetirte el rosario de frases lastimeras,... Vamos, que les dije que iba a ver a una amiga al bar de al lado y que ahora mismo me unía a ellos. Y,... ¡hasta ahora! Despedirse a la francesa, lo llaman. Yo creo que es supervivencia. ¡Que levante la mano quién no se haya ido a casa así, alguna vez, haciendo el Moon Walker! Mis amigas y amigos ya me han perdonado, de hecho ni se acuerdan de mi desaparición en mitad de la noche, pero espero que el camarero se acuerde de mí el próximo sábado ;)

La Costa Brava. Hazte camarera

1 comentario:

le8al dijo...

me gusta Amelie... y tu blog... y no quiero que te comas mi merienda ;)