sábado, 9 de octubre de 2010

¿Todas somos Belén?

Su churri le pone los cuernos y éste, para demostrar su arrepentimiento, acude a una cadena de televisión que le regala tres horas en forma de entrevista amiga. Mientras, en la cadena de al lado, la amante despechada cuenta su versión de la historia y todos, unos y otros, opinan sobre el triángulo amoroso. Mientras, Belén, desde casa, debía estar viendo las dos películas a doble ventana, jurando en hebreo y mordiéndose los puños para no llamar a las dos cadenas y decir un par de cosas. En días así solo pienso en la suerte que han tenido "algunos" de que yo no fuera la Esteban. ¡Os ibáis a dejar de tanta tontería, leñe! Pues eso, que a hacer croquetas y tranquilos, que lo que hagáis o no, aquí o allá, me importa un bledo. ¡Lo que hay que aguantar, de verdad,...!

No hay comentarios: