martes, 2 de noviembre de 2010

¡Me haces Berlín!

Usan palabras muy largas, con muchas zetas,
la beta latina intercalada, llenas de kas sin burbujas y cehaches que suenan a jotas.
Comen currywurst, tienen mil tipos de salchichas,
beben cerveza para desayunar, y en todo momento.
No se les entiende ni papa aunque no dejan de comer patatas.
Estrujenbajen se pronuncia igual que montar en sus ascensores y, sin embargo,...
Sin embargo,...
En un lugar así me he sentido como en casa.
¡Berlín!
¡Me gustas una bavaridad!

No hay comentarios: