lunes, 6 de diciembre de 2010

Pacientes y sanos

No somos pacientes. Y sin embargo estamos enfermos. Queremos todo ya. Sin más dilación. Tenemos prisa. Ansia. Necesidad de correr más rápido que el reloj. Todo tiene que ser para antes de ayer. Somos unos enfermos de la inmediatez, de lo efímero, del aquí y ahora. Y no tenemos ni idea de lo que nos estamos perdiendo. Tiempo para esperar. Para imaginar. Para reflexionar. Para saborear todo lo que llegará después. Hoy os invito a ser pacientes. Pacientes sanos. Empezad cerrando los ojos y también la boca. ¿Oís eso? ¡Es vuestro corazón!

No hay comentarios: