viernes, 4 de febrero de 2011

Final perfecto

  • Frena poco a poco, sigue la trayectoria en línea recta, pone las luces de emergencia y avisa a la grúa. Resultado, un gran susto.
  • Da un volantazo, pierde el control del coche y se va a la cuneta. Resultado: heridas leves y coche en muy mal estado.
  • No puede controlar el coche, invade el carril contrario y choca con el vehículo que lo ocupaba. Resultado: heridos muy graves, ambulancia, siniestro total.
  • Solo uno de los tres sería un gran final de cine, el final perfecto, quizá para una persecución entre policías malos y ciudadanos buenos. Los tres son finales, pero no todos tan comerciales. Hoy me he quedado con el final de las películas malas, pero así podré contaros muchos más. ¿Trato?

No hay comentarios: