jueves, 17 de febrero de 2011

Gritar para adentro

Levanta los brazos, flexiona los codos y presiona fuerte las orejas con cada mano. La derecha con la derecha y viceversa. Fuerte.Y ahora abre la boca y habla. Más alto. Mucho más alto. Parlotea. Canta. Di cosas sin sentido. Notas musicales. Tacos. La lista de la compra. Cuenta en alemán hasta 100. ¿No puedes hablar más alto? Sigue así. Al menos cinco minutos. Hasta que los golpes de tu vecina en la pared superen tu propio grito. Así nada ni nadie podrá meter palabras necias en tu oído. Buenas noches.

2 comentarios:

Pedro dijo...

:-/

Anónimo dijo...

Pero que es gritar hacia dentro?