lunes, 28 de marzo de 2011

Dime que sí

He llamado a unas 72 personas, he hablado durante horas para convencerlas, he cedido a sus chantajes, he chantajeado, he mentido piadosamente solo para oírles decirme que sí, que sí vendrían a mi programa. Incluso, en mi desesperación, he llegado a parar a una pareja de abuelitos por la calle. También me han dicho que NO. En su caso porque quizá hayan creido que era una timadora, otra falsa inspectora de butano o algo peor. No les culpo. Yo también me daba miedo. Miraba a cada pareja como un vampiro muerto de sed. Algunos lo han tenido que notar.  No he tirado la toalla pero no me queda ni una uña de las manos y la taquicardia me ha impedido respirar normalmente durante horas. Y cuándo y dónde menos lo esperaba, ha saltado mi suerte. Me han dicho Sí, sí, sí,.... Y esa es la única verdad. De cada 73 proposiciones solo una es SÍ, por lo que se deduce que decir NO es mucho más fácil, pero nos hace gastar mucha energía. Voy a cargar mis baterías. Mañana, empieza de nuevo mi día de reportera.

No hay comentarios: