domingo, 27 de marzo de 2011

Paseante dominical (deshora)

Tengo que recuperar los 60 minutos que he perdido hoy. Quizá pueda buscarlos mientras duermo, o en las páginas del libro que desespera en mi mesilla. A lo mejor se han escondido en la receta de musaka que aún no he hecho o entre los cientos de fotografías digitales que encarpetan el escritorio del ordenador. Sesenta minutos para trasplantar la maceta de margaritas, guardar los jerseys de invierno y estrenar los zapatos nuevos. Tengo que recuperarlos como sea, mientras, vivo en deshora

1 comentario:

paulafigols dijo...

Qué razón tienes. Siempre me he preguntado lo mismo: ¿dónde se va esta hora que nos roban? ¿quién se queda con ella? ¿quiénes son esos científicos o políticos que atesoran nuestro tiempo? La de cosas que haría si ahora me regalaran una hora...