jueves, 9 de junio de 2011

Raro, raro, raro

Todas las películas de miedo para adolescentes (y no tanto) tienen un protocolo de inicio bien parecido. Primeros planos de pandillas o parejas pasando un día genial, felices, riendo despreocupados. Y de repente, ¡la desgracia! El tiburón que ataca, Freddy Krugger con dedos afilados, un tío loco con motosierra,... Y por eso, cuando hay temporadas como esta que vivo ahora, llena de días geniales, felices y de risas despreocupadas,... No sé, llamadme tonta pero no dejo de mirar a todos lados por si en cualquier momento, un tiburón se lanza a mi pierna. ¡Toquemos madera!

2 comentarios:

Daiana dijo...

y cuando estás riéndote con los amigos en un lugar solitario, de repente alguien dice: hey, habéis escuchado eso?
y todos se echan a correr por miedo a que aparezca algo raro jajaja

angel dijo...

¡ ojo con los tiburones!