domingo, 31 de julio de 2011

Paseante dominical (Largo domingo)

Cuando la semana se queda corta, el domingo pide tiempo extra. Tiempo muerto. Hace faltas. Quiere detener el partido. Lo que sea. Se tira al suelo. Da patadas. Se resiste a salir de la cancha. No quiere ser lunes... Así que mi domingo fue agresivo. Se agarró a los marcos de las puertas para que no pudiera sacarlo de casa, ni siquiera el sueño podía con él. El lunes llegó, claro, pero a jirones. Sabiéndose mal recibido. En tierra hostil. Va de oreja gacha y sin mirar atrás porque el domingo aún le sigue los talones,... Aún parece que le oigo gruñir a lo lejos,... O eso o es que hay tormenta

No hay comentarios: