domingo, 4 de septiembre de 2011

Paseante dominical (mis papás me miman)

No me había dado cuenta hasta hace un rato. Eso era lo que llevaba días echando de menos. Sí, esa horrible sensación de que te falta algo y no sabes qué. Sí. Eso era. Tenía morriña, nostalgia, mimicos, dependencia, unas ganas interminables de darle un beso a mis padres, juntos y por separado, y achucharles y contarles todo lo que no puedo contarle a nadie, y dejarme mimar horas y horas,...

No hay comentarios: