jueves, 15 de septiembre de 2011

Pulsera de la suerte

Casi dos años atada a mi muñeca.
Seguro que la habías visto.
Roja, fina, con tres vueltas y tres nudos.
Vino desde Brasil.
Pulserita de la suerte.
Pide tres deseos, dijo mi amiga.
Haz un nudo por cada deseo.
Desea mientras anudas.
Cuando la pulsera se rompa, se cumplirán.
¡Y llegó el día!
Recuerdo aquellos tres deseos...
Y puedo deciros que... solo me falta uno
;)
P.D. Si los cuento no se cumplen
P.D.2: ¡Voy a Brasil a por más pulseras!

No hay comentarios: