miércoles, 5 de octubre de 2011

Labios rojos

Es tímida salvo cuando se encierra en su casa. Su pasatiempo favorito es pintarse los labios de rojo y subirse a sus tacones de aguja. Ayer se hizo un vestido de alta costura con la sábana recién cogida del tendedor, un moño perfecto rematado con dos rotuladores y no escatimó en carmín. Frente al espejo sonrió y trazó poses imposibles. Bailó por el parqué subida en sus estupendos zapatos, también rojos. Esos que aún no se ha atrevido a sacar a la calle y en un arrebato decidió maquillarse también los ojos, se puso colorete y la mejor de sus fragancias. Más canciones, desempolvó los viejos discos. Ella y su sonrisa ensayaron coreografías y genuflexiones durante horas. De reojo descubrió que el reloj ya marcaba la hora de salir al trabajo. Lío de sábanas, zapatos, desmaquillador, ducha rápida y de nuevo, la chica de siempre. Vaqueros, deportivas, una camiseta y coleta baja. Con las prisas, olvidó borrarse el rojo de los labios. Sin duda, los que nunca se fijan en la tímida de la oficina se llevarán una sorpresa...


4 comentarios:

Julia dijo...

me ha encantado :)

Hache dijo...

Gracias ;)

Anónimo dijo...

y a mi :_)

Angel dijo...

A mi me ha sorprendido